carrito  

No hay productos

0,00 € Total productos
0,00 € Transporte
Total 0,00 €

carrito Confirmar

¡Bienvenid@!

 

 Mia mandarina

 

Mi nombre es Sara y soy la personita que se encuentra detrás de todo este sarao; una viguesa que ha comenzado su treintena reinventándose a si misma :)

 

Siempre he sido una persona creativa y extrovertida, pero a la vez con un mundo interior tan grande que podía pasarme horas en él. Fui muy buena alumna, y la mejor de mi promoción, pero mi cabeza siempre estaba en otros proyectos más creativos que nada tenían que ver con mi carrera científica que por aquella época pensaba que sería a lo que me dedicaría toda la vida.

 

Fui una privilegiada que encontró trabajo incluso antes de acabar la carrera, allá por el año 2006 cuando comenzaba la crisis. Durante 7 años trabajé como oceanógrafa en lo que creía que debía ser mi futuro. Investigué, escribí artículos, fui a congresos… y a la vez, de forma paralela, empecé a participar en multitud de mercados con productos hechos a mano por mi (de aquella trabajaba con fieltro, arcilla polimérica y piezas de bisutería) y comencé a notar como había algo en todo aquello que me llenaba más que cualquier otra cosa.

 

El destino o la casualidad me brindó la oportunidad de viajar a Nueva Zelanda junto a mi pareja, con la que ya llevaba cerca de 12 años, y con la que pensaba que pasaría el resto de mi vida.  En aquella época ya nos habíamos recorrido muchos países como mochileros veinteañeros durante todos nuestros veranos con los ahorros de todo el año (conocíamos Australia, Brasil; EEUU (NY, Hawaii), media Europa, Malasia…) pero esto era distinto. Nos íbamos a la aventura, sin billete de vuelta y sin saber cuándo pisaríamos España de nuevo.

 

Ese viaje me cambió completamente; la forma de ver las cosas, la manera de echar de menos… y cuando regresamos a España, en Septiembre de 2013 ninguno de los dos éramos los mismos.

 

A nivel profesional, supe en aquel viaje que yo no estaba destinada a ser científica y que necesitaba hacer algo creativo con mi vida. Fue entonces cuando creció una idea que desarrollé durante 24 horas al día aquel otoño, consiguiendo que Mia mandarina viera la luz el 2 de enero de 2014.

 

Los comienzos son difíciles y yo necesitaba trabajar mientras descubría si Mia mandarina funcionaría o no, así que acepté un contrato en la UDC y me fui 2 años y medio para el Norte a seguir investigando, que se ampliaron a 3 años con una estancia en mi laboratorio de siempre, en Vigo.  Fue una época difícil, en la que tuve que afrontar 2 trabajos que me consumían el 100% de mi tiempo y un corazón roto por una ruptura que los dos sabíamos que tenía que ocurrir pero que durante meses no quise ver.

 

Sin embargo, fue también una época mágica, en la que con emoción fui viendo como mi pequeño proyecto se iba haciendo más grande y empecé a ser querida por muchos clientes que se han convertido casi en amigos. Una época en la que re-conocí a un excompañero de trabajo, biólogo de profesión pero escritor y fotógrafo de vocación, que me hizo darme cuenta de que mi corazón no estaba roto, ni muchísimo menos :)

 

3 años de esfuerzo y de mucha dedicación me llevaron a un cruce de caminos, y tuve que decidir. Así fue como en Diciembre de 2016 le eché valor y me lancé al vacío. Dejé de lado mi carrera científica y un nuevo contrato que me habían ofertado, y me volqué en algo que me llenaba el alma.

 

Así surgió una nueva sección del blog con productos Handmade, ya que por fin tenía tiempo para dedicarle a esa parte de la tienda que más me gusta. Así, al mismo tiempo, la web empezó a despegar y empecé a abarcar más opciones, más productos y a ser más profesional.

 

No sé lo que me deparará el futuro, ni si Mia mandarina tiene un camino largo, pero lo que sí sé es que cada día me despierto con una sonrisa que antes no tenía. A día de hoy, si me seguís por las redes sociales (especialmente en instagram que es donde más cómoda me siento) sabréis que trabajo 15 o 17 horas al día, que no descanso los fines de semana y que siempre siempre estoy tramando cosas nuevas, pero pese a todo este esfuerzo, cada día tengo la certeza de que este es el camino correcto, y no me voy a arrepentir nunca de la decisión que tomé. 

 

Si has llegado hasta aquí ya sabes un poquito más de mi, y eso me emociona y me avergüenza a partes iguales :) Me gustaría que, de todo, te quedases con un aprendizaje que yo he adquirido en todos estos años: Atrévete. Sé valiente y no dejes de hacer, si tienes la oportunidad, aquello que sueñas. Descúbrete a ti mismo, despacito y sabiendo que te equivocarás por el camino, y siempre siempre cree en ti. Y si alguna vez todo se vuelve negro y no ves la salida, especialmente si son cosas del corazón, creeme, la salida existe, está más cerca de lo que crees, y lo que te espera detrás puede ser maravilloso :)

 

¡Un beso!

 

 

 

sobre mi